Al parecer el presidente de los Estados Unidos, Barack Obama ha tomado conciencia del grave problema que su país tiene con el consumo de alimentos. A una semana de la Asamblea General de la ONU en Nueva York, ha anunciado que para el 2030 se reducirá el desperdicio de alimentos en un 50%.   Estados Unidos es el país en el mundo que tiene la más productiva y abundante cadena de suministro de alimentos, pero la cantidad que se desperdicia es aterradora. Una familia promedio de 4 integrantes desecha comida que equivale a un gasto de $1.500 dólares al año. Esto en calorías son más de 2 millones anuales que otras personas podrían tener.   Reducir el desperdicio de alimentos no sólo permite que otras personas puedan tener acceso a ellos sino que también protege los recursos naturales al producir sólo lo que se necesita. La contaminación que se genera en la producción de alimentos también se reduce así como los residuos.   Esta es una muy buena noticia si tenemos en cuenta que la propuesta viene del segundo contaminador más grande del mundo. El 40% de la comida que se produce nunca se consume. El país desperdicia cerca de $162 mil millones de dólares al año en comida y en consecuencia, el 25% del suministro de agua también se va a la basura.   Los gases de efecto invernadero que se emiten durante la producción de la comida desperdiciada equivale a lo que contaminan 33 millones de vehículos. Pese a tener un excelente suministro de alimentos, 1 de cada 6 estadounidenses padece inseguridad alimentaria, una pena cuando los alimentos son la mayor parte de la basura en sus vertederos.   No sólo las grandes empresas de comida son responsables de la reducción de los desechos. Todos podemos ayudar desde nuestras casas, empezando por comprar sólo lo que necesitamos. Siempre he creído que un poco de organización en el hogar puede ayudar a ahorrar dinero y evitar el desperdicio. Hacer el menú semanal y hacer una lista de súper con base en el menú te ayudará a comprar lo necesario.

Pin It on Pinterest

Share This