Expertos del grupo de Genética Molecular Humana del Instituto de Investigación Biomédica de Bellvitge (IDIBELL), liderados por Sara Larriba, en colaboración con Francesc Vigués y Manel Castells del Servicio de Urología del Hospital Universitario de Bellvitge (HUB) (Catalunya, España), muestran la utilidad de ciertas moléculas, los miRNAs del semen, como biomarcadores no invasivos del cáncer de próstata. Los resultados de este estudio se han protegido mediante una patente y se han publicado en Scientific Reports.

 

El semen puede considerarse la biopsia líquida de los órganos del sistema reproductor masculino, y específicamente de la glándula prostática: aproximadamente el 40 % del semen deriva del tejido prostático, por lo que es probable que contenga moléculas específicas derivadas de la enfermedad de la próstata.

 

El grupo de Larriba, centrado en el estudio de la línea de investigación en genética molecular de la infertilidad masculina y cáncer urogenital, ha determinado que la cuantificación de ciertas moléculas de ácido ribonucleico, conocidas como miRNAs, y que están contenidas en vesículas extracelulares del plasma seminal, podrían ser clínicamente útiles como biomarcadores no invasivos para el cáncer de próstata.

 

“Nuestro estudio muestra modelos basados en miRNAs de exosomas de semen como biomarcadores moleculares con el potencial de mejorar la eficacia del diagnóstico o pronóstico de cáncer de próstata. Estas pruebas basadas en miRNAs proporcionan información fiable que ayudará a los médicos a tomar decisiones clínicas, así como a ahorrar biopsias invasivas innecesarias para los pacientes, mejorando la eficiencia de la detección del cáncer de próstata y la calidad asistencial del paciente”, explica Larriba.

 

El cáncer de próstata es el tipo de cáncer masculino maligno más frecuente en los países occidentales. En los últimos años se ha conseguido una disminución significativa de la mortalidad gracias al uso de PSA (antígeno próstatico específico) en sangre como marcador tumoral. Sin embargo, las deficiencias de PSA como biomarcador están bien documentadas.

 

“En muchos casos, tener niveles elevados de PSA no significa presentar cáncer de próstata, también se asocia a otras patologías como la hiperplasia benigna de próstata o la prostatitis. Por lo tanto, el examen de PSA ha resultado en un sobrediagnóstico de cánceres de próstata y en muchas biopsias innecesarias de enfermedad benigna”, comenta Vigués.

 

“Además, los niveles séricos de PSA no se correlacionan con la agresividad del tumor, la supervivencia o la respuesta a los tratamientos farmacológicos, lo que conlleva a un tratamiento excesivo de los tumores no agresivos. En este contexto, serían realmente bienvenidos biomarcadores no invasivos más precisos para cáncer de próstata con fines de diagnóstico y pronóstico”, añade Castells.

 

“Nuestro objetivo es ofrecer nuestros resultados a las clínicas como una prueba de diagnóstico. En ese sentido, y como siguiente paso, debemos realizar estudios prospectivos en cohortes más amplias de pacientes antes de que este biomarcador basado en miRNAs pueda ser adoptado en la práctica clínica”, concluye Larriba. (Fuente: IDIBELL)

Pin It on Pinterest

Share This