La población mundial superará los 11.000 millones de habitantes en 2100. Este incremento de la población irá ligado a un aumento de la demanda de productos cárnicos y lácteos per cápita, y conllevará un incremento en la cantidad de ganado pastoreando nuestros ecosistemas.

 


El maUnejo de ganado y terrenos del pastoreo es una actividad muy extendida en el ámbito de las actividades agropecuarias, las cuales implican una serie de operaciones que, como casi todas las actividades humanas, pueden producir impactos ambientales, algunos de los cuales pueden ser negativos.

6961_una-mayor-diversidad-de-ganado-contribuye-al-funcionamiento-de-los-ecosistemas

Los terrenos de pastoreo incluyen los pastos, el bosque abierto (y en algunos lugares las áreas desbrozadas de los bosques cerrados), los matorrales, y los desiertos que sostienen los rumiantes domésticos y herbívoros silvestres.

 

Sin embargo el pastoreo es unos de los métodos más extendidos de producción de ganado, afectando a más del 25% de todas las tierras emergidas, y juega un papel fundamental en la producción de alimentos, con especial importancia en los países en vías de desarrollo.

calf-433000_1280

Impactos positivos.

El pastoreo del ganado hace uso productivo de la tierra en las áreas no idóneas para los cultivos agrícolas. Generalmente, se practica en las tierras áridas o semiáridas, donde sea escasa la lluvia, e impredecible, en cuanto al tiempo y espacio; la producción del ganado en grande, específicamente, el pastoreo, es una forma apropiada y duradera de utilizar la tierra, y es de mucho menos riesgo que la agricultura. El pastoreo ayuda, también mediante la introducción de estiércol, a mantener la fertilidad del suelo, y sus características físicas. Y, la germinación de ciertas plantas se mejora o se posibilita, luego de que la semilla haya pasado por el proceso digestivo del animal. Por lo tanto, la producción ganadera constituye un sistema de manejo de la tierra en las áreas marginales, que puede optimizar la producción de alimentos con un mínimo de insumos, a la vez que mantiene la productividad del ecosistema.

 

Contribuye al funcionamiento de los ecosistemas

Manuel Delgado Baquerizo, coautor de un nuevo estudio sobre el impacto de la ganadería en los ecosistemas y doctor de la Universidad Rey Juan Carlos (URJC) en España, dijo que El sobrepastoreo también puede tener consecuencias negativas sobre los ecosistemas terrestres disminuyendo su biodiversidad y funcionamiento ecosistémico, y fomentando la desertificación de nuestros ecosistemas. En este sentido, “uno de los mayores desafíos de la humanidad es mantener una producción sostenible de alimentos a nivel global, que nos permita alimentar a los millones de nuevos habitantes de la tierra, mientras que fomentamos la salud de nuestros ecosistemas” .
El estudio, que ha sido publicado en la prestigiosa revista PNAS, sugiere que aumentando la diversidad de herbívoros en el campo –manteniendo niveles similares de carga ganadera–, podemos fomentar la biodiversidad y funcionalidad de ecosistemas de pastoreo. En particular, este estudio indica que incrementando la diversidad de tipos de ganado (por ejemplo, vacas y ovejas) podemos fomentar la biodiversidad de plantas e insectos, bajo condiciones de pastoreo, y así, promover de manera indirecta los multiple servicios ecosistémicos, que regulados por esta biodiversidad, y que incluyen una mayor productividad vegetal, ciclado de nutrientes y almacenamiento de carbono en nuestros suelos, que de otra forma estaría presente en la atmosfera, entre otros servicios.

La relación positiva entre la biodiversidad de herbívoros y biodiversidad de plantas e insectos también favorece de forma indirecta las asociaciones entre la biodiversidad de organismos del suelo y sus funciones ecosistémicas. “Aprender a gestionar nuestros recursos en el campo es fundamental para maximizar la producción de alimentos, al mismo tiempo que protegemos nuestros ecosistemas” indica la doctora Ling Wang de la Universidad del Noreste de China.
Para realizar este estudio, los investigadores llevaron a cabo un experimento de campo de cinco años en uno de los pastizales más pastoreados y de mayor tamaño de la tierra, en el noreste de China. En este experimento, los autores del artículo, usaron técnicas de secuenciación de ADN y evaluaron los efectos del pastoreo proveniente de especies únicas (vacas o ovejas) y mezcladas (vacas y ovejas) de ganado sobre la biodiversidad de plantas, insectos, microbios del suelo y multiple funciones ecosistémicas. “Nuestros resultados son de vital importancia para mejorar la gestión de zonas de pastoreo en un mundo sobreproblado” sugiere el Dr. Delgado Baquerizo.

Pin It on Pinterest

Share This