No solo por una cuestión de estética. Además de ser feo, el acné es incómodo y en algunos casos hasta puede doler.

Por eso, si tienes acné necesitas cuidarte. Y quizá, sin quererlo, estás cometiendo algunos errores. Si descubres cuáles son y dejas de cometerlos, seguramente tu acné se reducirá notablemente, y hasta puede que desaparezca.

En este post te contamos cuáles son esos errores comunes que puedes estar cometiendo sin saberlo, para que dejes de hacerlo y le digas adiós a esos molestos granitos.

ERRORES QUE DEBES DEJAR DE COMETER SI TIENES ACNÉ

1. Mala limpieza del rostro

¿cómo lavar bien el rostro? Lo primero, es que elijas productos que no tengan alcohol, pues este reseca el rostro en el momento, pero luego hace efecto rebote.

Lo mejor es usar jabones líquidos, leches limpiadoras y aguas micelares. Debes lavar el rostro en profundidad todos los días.

Y un dato especial que no debes olvidar: jamás debes irte a dormir sin quitarte bien el maquillaje.

2. No usar crema hidratante

Muchas personas creen que, como el acné se asocia con la piel grasa, no deben usar cremas hidratantes. Pero una cosa no tiene nada que ver con la otra. Todas las pieles, ya sean grasas o secas, necesita hidratación.

SI tienes acné, usar estas cremas ayudará a desinflamar el rostro y a que la piel se vea más suave a pesar de los granitos.

3. Exposición descuidada al sol

Ya sabes que exponerte al sol sin protección es muy malo para tu piel. En el caso del acné, el cuidado debería ser doble. Puesto que el sol reseca la piel, la lastima, y puede agravar las lesiones que te produce el acné.

Así que ya sabes, debes usar protector solar todos los días antes de salir de casa, incluso aunque no vayas a la playa o a un camping.

4. Tocar los granos

Cuanto más los toques, peor será. Primero, porque empeoras las lastimaduras de la piel. Segundo, porque las manos no suelen estar lo suficientemente limpias, y puedes hacer que la herida se infecte. Tercero, aunque tengas la certeza de que tus manos están limpias, dejar una herida abierta y expuesta al aire puede provocar una infección de cualquier modo.

Así que ya sabes, deja que hagan su proceso… ¡Y no los toques!

5. No cuidar tu alimentación

Es cierto que en gran parte el acné se relaciona con las hormonas, por eso es más común en la adolescencia, el embarazo, etc. Pero la alimentación es la otra pieza clave en este problema.

Si comes altos contenidos grasos, mucha azúcar, o te atiborras de refrescos, será mucho más probable que desarrolles acné que si llevas una alimentación sana y balanceada.

 

Pin It on Pinterest

Share This