Muchas veces nos preguntáis qué es lo que podéis comer o no durante el embarazo, si hay algún alimento recomendado o si tenéis que hacer alguna dieta especial.

1-Evita el pescado crudo

pescado

La cocina también se ha globalizado y dicha situación ha implicado que comamos con cierta frecuencia platos como el sushi.

Además, existen países en cuya tradición hay recetas que incluyen este elemento, como sucede con el ceviche. Aunque estos son muy sanos y contienen altas dosis de proteínas, cuando estamos encinta no son muy recomendables.

Los pescados que se utilizan para elaborar estas recetas pueden tener anisakis, un parásito que provoca infecciones y trastornos en quien lo consume.

Pese a que lo normal es que los productos comercializados estén tratados para que esto no suceda, no tenemos la garantía. Por tanto, lo más sensato es evitar alimentarnos con él en esos meses.

Elimina la leche no pasteurizada y los quesos blandos

Como sabes, estos productos lácteos son muy delicados, habida cuenta de que también son proclives a presentar bacterias y parásitos.

Hay muchas otras fuentes de calcio a las que puedes recurrir, antes de arriesgarte a padecer alguna afección que pueda afectaros a ti y al bebé.

2- Haz 5 comidas ligeras al día

Haz 5 comidas ligeras al día

El malestar estomacal y las náuseas son muy habituales. Muchas mujeres se sienten llenas muy deprisa, por lo que dejan de comer enseguida, sin darse cuenta de que no se han alimentado bien.

En este sentido, sugerimos que comas algo cada 3 horas. Así, tomas todo lo que necesitas y te deshaces de dicho malestar.

3- Aumenta el consumo de cereales integrales

Para alimentarse bien durante el embarazo, hay que pensar en la energía. Las digestiones son más complicadas, ya que hay otro ser que beneficia de ellas.

Por ello, los hidratos de carbono de absorción lenta son muy importantes. Como decíamos, nos proporciona ese vigor extra, aunque de manera gradual.

Esto último permite que disfrutemos de mayor energía durante más tiempo, con la ventaja de que los nutrientes no se transforman en grasa. Por otra parte, al tratarse de la variedad integral, agiliza la metabolización del resto de alimentos.

4- Toma 5 piezas de fruta

Para alimentarte durante el embarazo, toma 5 piezas de fruta

La fruta es una de las opciones más ricas. En primer lugar, presenta los mismos beneficios que los anteriores. Además, nos da azúcar y una gran cantidad de vitaminas.

Cuando hablamos de azúcar, nos referimos a la saludable, la que te mantiene activa y se digiere con facilidad.

Sin embargo, el añadido es muy difícil de quemar, por lo que se transforma en una grasa que no nos sirve más que para perjudicar nuestra salud.

Pin It on Pinterest

Share This