Qué es la ecología social

La ecología social es una escuela filosófica y una corriente política del ecologismo y del anarquismo, fundada por Murray Bookchin, que busca un manejo humanista del medio ambiente, y afirma que existe una relación holística entre los seres naturales, incluidos los seres humanos, que lleva a afirmar a los ecólogos sociales que el orden natural no necesita autoridades ni mando centralizado, sino que es descentralizado y en red. Eso significa que la naturaleza se autorregula y de igual forma pueden organizarse los humanos, que producen los problemas ambientales sólo cuando introducen procesos autoritarios en sus sociedades.

Propone el desarrollo sostenible de la biotecnología, la tecnología adecuada y la arquitectura sustentable en lo técnico, y en lo político la gestación de instituciones libres, localistas e interconectadas en redes federativas biorregionales, junto con una economía ecológica.

Continuando con la misma argumentación, cuando el ser humano establece relaciones entre sus miembros o entre el hombre y la naturaleza, este tipo de relaciones se basan en una relación de poder y autoridad. Es decir, se rompe la visión holística y de interconexión de cada una de las partes que integra el todo. En consecuencia, se destruye, no solo el equilibrio natural que permite el desarrollo exitoso de la naturaleza, sino que se pone en peligro la propia supervivencia del ser humano.

Cuál es la relación hombre-naturaleza propuesta por la ecología social

Ante esta situación de ruptura del equilibrio natural que conlleva la acción del ser humano en la naturaleza, la ecología social propone una serie de aspectos técnicos y políticos destinados a redefinir la relación hombre-naturaleza con el objetivo de restaurar el equilibrio holístico quebrantado.

¿Qué es la sostenibilidad ambiental?

Cuando se habla de sostenibilidad ambiental se está haciendo referencia a que las relaciones que se establezcan con el medio ambiente no conlleven la destrucción del mismo, de modo que, estas relaciones, sean “sostenibles” o perdurables a largo plazo. De esta forma, afirmar que una actividad es sostenible ambientalmente, es lo mismo que decir que dicha actividad tiene un impacto suficientemente pequeño sobre el medio ambiente como para no suponer la degradación del mismo, desde una perspectiva de los recursos naturales, ya sean enfocados a la conservación del agua, la calidad del suelo, la riqueza y diversidad animal y vegetal, etcétera.

¿Qué es la sostenibilidad social?

Cuando se habla de sostenibilidad social se está poniendo el enfoque sostenible en la forma de vida de un grupo social en concreto. Este tipo de sostenibilidad es especialmente importante en el caso de pueblos y sectores sociales que cuentan con una situación de desprotección o de desventaja con respecto a los demás. Su principal objetivo es garantizar que las actividades humanas se puedan desarrollar de tal modo que no destruyan las comunidades humanas a las que afecta, lo que garantiza la perdurabilidad de las mismas y de sus estilos de vida a largo plazo.

Un buen ejemplo sería el mundo agrícola y la artesanía. En ambos casos, se trata de actividades humanas que están ligadas a las comunidades rurales y que constituyen una riqueza inmaterial de un gran valor social. Cuando se establece una relación con estas comunidades, lo correcto para que puedan perdurar será hacerlo desde un enfoque de sostenibilidad social. De esta forma, se podrá conservar este tipo de trabajos y, al mismo tiempo, las comunidades humanas asociadas a los mismos.

 

Pin It on Pinterest

Share This